20 de abril de 2016

10 cosas que les sorprenden a los extranjeros que viven en México

Empecé a dar clases de español en 1999. Desde entonces he recibido mucha retroalimentación respecto a las características de mi propia cultura, he tenido que verla con otros ojos.

En esta entrada te dejo 10 cosas que les desconciertan a los extranjeros que viven en México, opiniones recogidas directamente de la experiencia de convivir con personas de los cinco continentes.

A los extranjeros les sorprende que los mexicanos:


1. Les pongamos chile a las frutas y verduras.
No conozco a ningún extranjero a quien se le haya ocurrido ponerle chile y limón a un mango o unas rodajas de pepino. Los mexicanos disfrutamos mucho de esta combinación ácido-picante.

2. Demos indicaciones sobre rutas o calles que desconocemos.

Si necesitas indicaciones para llegar a un lugar en México, pregúntales al menos a tres personas y compara la información que te dan. Mucha gente no sabrá dónde está el lugar que buscas o cómo llegar y aún así te dará indicaciones…sólo como una manera de hacerte sentir que “te quiere ayudar”.

3. Ayudemos fácilmente a alguien que conocemos poco o no conocemos.

En muchos países la gente no aborda a los desconocidos en la calle como lo hacemos nosotros. En México la gente es amable y la mayoría es muy solícita ante la posibilidad de ayudar a alguien que está perdido o necesita orientación.

4. Comamos y compremos tanta comida en la calle.

En México hay comida por todos lados, no siempre de la mejor calidad; pero sí de todos los precios. Si eres extranjero, te recomiendo pasar los primeros meses sin consumir comida callejera, ya que podrías enfermar con facilidad; no siempre porque sea de mala calidad o esté sucio el lugar donde se prepara, sino porque no estás acostumbrado a las bacterias de este ambiente.

5.Tiremos la basura por todas partes.

Es lamentable que mucha gente en México no guarde su basura para tirarla en el lugar apropiado en la primera oportunidad. Son muchas las personas que tiran la basura donde sea, sin tener ningún remordimiento al respecto.

6.No disminuyamos la velocidad cuando se pone la preventiva en el semáforo.

Cuando el semáforo esté en luz amarilla los conductores  generalmente aceleran aún más la velocidad para “alcanzar a pasar”. Te sugiero que si vives en ciudades grandes como la Ciudad de México, esperes incluso cuando acaba de ponerse el alto (la luz roja); porque muchos conductores aún estarán cruzando en los primeros segundos después de esta señal.

7.No podamos decir simplemente “no”.

Los mexicanos no podemos decir “no” fácilmente, preferimos dar excusas o decir mentiras que negarnos a algo. Una persona directa se califica como alguien grosero en esta sociedad.

8.Digamos tantas excusas falsas para zafarnos de un compromiso.

Como decíamos en el punto anterior, la cultura mexicana es altamente evasiva e indirecta. Si no vamos a aceptar una invitación, lo haremos siempre tratando de no hacer sentir a la otra persona que la estamos rechazando…así que no diremos nuestras verdaderas razones; a menos que tengamos un alto nivel de confianza con quien nos invita.

9. Hagamos  sobremesas eternas.

Los mexicanos podemos quedarnos a conversar horas y horas después de la comida o la cena. Si eres de una cultura que aprecia el uso del tiempo como recurso para el trabajo y la productividad, tendrás que ser muy paciente con nosotros.

10. Seamos tan indirectos y usemos tantos eufemismos.
En México es grosero decir que alguien es gordo o feo…usaremos un diminutivo para que esto “no se oiga tan fuerte”: “está llenita”, “es un poquito gordo”, “no es muy guapo”. También usamos expresiones para no involucrarnos como sujeto de una acción, de manera que no parezca que somos “autoritarios”, por ejemplo decimos que “hay que organizar todo más rápidamente” en lugar de decirle a nuestro interlocutor: “Limpia y organiza la oficina”. 


 Los verbos que aparecen sombreados en color naranja están subordinados al verbo de la primera oración.Si quieres revisar la regla a la que obedece esto, revisa la siguiente entrada: El subjuntivo con verbos de emoción.


Sobre el contenido:

¿Te parecen ciertas estas aseveraciones?
¿Has tenido algún choque cultural con los mexicanos por sus diferencias culturales contigo?
¿Has tenido que cambiar en algo para adaptarte mejor a esta sociedad?

Deja tus comentarios.

2 comentarios:

  1. Hola Andrea,
    Les ponemos chile a las frutas y verduras también en Trinidad y Tobago con sal, ajo y unas hierbas locales. Entonces cuando lo vi en México por la primera vez, me sorprendió que ustedes hicieran lo mismo. :-) Pero nunca lo probé por lo que se decían sobre la comida callejera.
    Acá cada vez más, se hace igual cuando el semáforo esté en luz amarilla.
    Creo que la mejor expresión para demostrar por lo mucho que los mexicanos son indirectos es "Mande".

    ResponderEliminar
  2. Hola, Shantal:
    ¡Sal y ajo con fruta! Nunca se me hubiera ocurrido, habrá que probar.
    "Mande" me parece más una señal de la subordinación y de lo jerárquica que resulta ser la cultura mexicana comparada con otras. Creo que un hispanohablante de una cultura en la que la colonización no haya dejado tantas heridas, no se subordinaría inmediatamente a la autoridad como lo hacemos en México.

    ResponderEliminar

Deja un comentario: